Escaleras que terminan en el Atlántico


Praia da Rocha, a la que se baja desde la escalera de la derecha

En Portugal hay escaleras que te hacen descender de acantilados y que te traen una espumosa orilla a tus pies. El Algarve seduce  al viajero así, peldaño a peldaño, a golpe de paisaje marino, con toda la fuerza del Atlántico.

Portimao

Seguro que más de uno ha reconocido estas maravillas de playas que tenemos en la región del sur del vecino Portugal. No sólo esta playa de Rocha, en Portimao, es espectacular. Echamos el vuelo…

Praia da Rocha, a vista de pájaro

y llegamos unos kilómetros más al oeste hacia…

Lagos

Grutas

King Kong (dcha.)

Las rocas sobre el mar y el perfil afilado de la costa se convierten, vistos con la imaginación, en elefantes, en King Kong y otras figuras por magia del arte del tiempo.

Infiltrarse entre estas “grutas” es posible en circuitos guiados. Ya sea  en barcos de viejos “lobos de mar” o a través de embarcaciones más modernas de empresas turísticas también instaladas junto a la fortaleza de Lagos. Es una de las mejores formas de presenciar de cerca estas caprichosas imágenes que la erosión ha ido cincelando durante siglos.

Sagres

Más al oeste aún, un poco antes del Cabo de San Vicente, existe un oasis para los amantes del surf: Beliche

Playa de Beliche

Aviso para golos@s: nunca evitar el probar los pasteles de nata
Después de un baño, y tras subir las escaleras que llevan al aparcamiento de esta playa de Sagres, es más que aconsejable rendir visita a la cafetería del otro lado de la carretera.

Cabo de San Vicente

Obligada la visita al punto desde donde hace siglos se observaban los límites  del mundo conocido.

Cabo de San Vicente

Con playas así, uno no se puede resistir a soñar con “una casinha junto ao mar“…


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

2 pensamientos en “Escaleras que terminan en el Atlántico

  1. Precioso tu viaje a través de esas escaleras que desembocan en los paraísos que dibujan los océanos. El tiempo de la erosión. La erosión del tiempo. Luego el mar, el mar siempre. Infinito y repetido. Y a pesar de todo, único.

    Un abrazo, amigo.

    • Me alegra tu mensaje escrito desde océanos lejanos. A esta orilla me llegan noticias de que has subido otro peldaño de estabilidad en tu nueva vida allí. Me alegro, aunque se te eche de menos estos meses por la vieja Europa. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s